martes, 3 de agosto de 2010

Traducción literal y traductores automáticos

La traducción literal es aquella que se hace palabra por palabra, sin buscar ni analizar el hilo conductor de coherencia de la frase. Es exactamente esto lo que hacen los traductores automáticos. Por esa razón es que no recomendamos su uso para presentar traducciones de trabajos reales y serios.

En palabras de López Guix y Minett Wilkinson, de su libro Manual de traducción; editado por Gedisa:

"Las posibilidades de conseguir un grado aceptable de corrección traduciendo palabra por palabra aumentan en proporción directa al grado de similitud entre las lenguas".


Es decir que si dos idiomas comparte una misma raíz (castellano y portugués o italiano), puede producirse una traducción medianamente entendible utilizando traductores automáticos. Pero éste no es el caso del inglés y el castellano.

Además, la corrección, coherencia y cohesión depende de factores que van más allá del significado correcto o incorrecto de las palabras.



¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario